Archivo de la etiqueta: periodismo

Vicent Partal: “El paper té futur, però no diari”

PRVOL_02_ALEXANDRA_PARDO

El director de VilaWeb valora la situació dels mitjans de comunicació en Internet

Imagen

Vicent Partal, director del diari electrònic VilaWeb

El terratrèmol d’Internet ha revolucionat la premsa escrita. Cada dia apareixen noves webs informatives, i sorgeix el problema, com destacar per damunt de la resta? I no menys important, com obtindre rendibilitat d’açò? No és cosa fàcil però mitjans com VilaWeb, amb Vicent Partal al cap, ho estan aconseguint.

La passada setmana al programa radiofònic La Terreta de la Universitat Miguel Hernández (UMH), vam tindre el plaer de parlar amb Vicent Partal de VilaWeb, així com de la innovadora forma de finançament que aquesta web està duent a terme, anomenada +VilaWeb. Ací, els usuaris aporten un pagament voluntari al mitjà per contribuir a la producció d’un periodisme de qualitat.

Partal és un periodista valencià, encara que a dia d’ara viu i treballa a Barcelona. En la seua trajectòria trobem per exemple el seu treball al Diari de Barcelona, TVE, Catalunya Ràdio o El Temps. Actualment Vicent Partal exerceix de director de VilaWeb i planteja noves opcions per obtindre rendibilitat dels mitjans de comunicació en Internet, excloent el suport de paper per a la periodicitat diària.

Pregunta. Com considera la situació dels mitjans de comunicació d’ara, quant a la rendibilitat econòmica i les elevades pèrdues que als últims temps estan donant-se?

Resposta. Els mitjans han perdut les dues fonts d’ingressos tradicionals. Per una banda, la publicitat està patint un procés molt fort de dispersió, ja que molta més gent busca convertir-se en portadora de publicitat. Però sobre tot, cal tindre en compte l’efecte que està produint Google i Facebook, que s’estan quedant un pastís publicitari enorme d’anuncis locals que abans eren la font bàsica per als mitjans xicotets. Estan perdent això, però també estan perdent, en el cas dels diaris de paper, vendes. Açò és molt fàcil de comprovar, ja que a qualsevol li han tancat un quiosc davant de casa. Així, perdent les dues fonts d’ingressos, és molt difícil que puguen subsistir.

P. Efectivament, la situació s’albira prou complicada, però vostè és el director de VilaWeb i pareix que ací veiem un raget de llum. Recentment heu llançat un nou model de finançament que és +VilaWeb, en què consisteix?

Imagen

R. Parteix de la idea que el lector ha de pagar. Com ha de pagar? Eixe és el debat. Nosaltres pensem que el “si no pagues, no lliges” no és bo, perquè l’únic que fa és aïllar-te, i per tant, el que proposem és un pagament voluntari, que els lectors que se senten compromesos amb el projecte periodístic del diari, que li agrade la manera que té de funcionar, que paguen una quantitat per donar suport al diari. Ara mateix ja són prop de 2.500 lectors, que és molt poc comparat amb el nombre total de lectors que és de 800.000, però que està bé si tenim en compte que és un pagament voluntari. Tenim un exemple recent molt interessant a Holanda, on uns periodistes han llençat un periòdic digital semblant a VilaWeb. Van dir que el farien si aconseguien 15.000 persones que pagaren 60 € de subscripció a l’any, i ja els han aconseguit, de manera que faran un diari sense publicitat i completament en les mans dels lectors. Així que és un bon camí.

P. Doncs sí, a més és una via que no compromet el diari amb la publicitat i amb els interessos de les marques que paguen per aparéixer en les webs.

R. Jo pense que la publicitat condiciona si et deixes condicionar. És a dir, cadascun ha de fer la seua faena i és normal que la gent que fa la publicitat, les empreses publicitàries, fins a cert punt, intenten influir i aconseguir que les tractes millor; açò no em sorprèn. El que em sorprèn és la facilitat amb la qual alguna gent els deixa fer. Jo crec que ells han de pressionar i nosaltres ens hem de mantindre ferms a no acceptar pressions. Però si cadascú fa la seua faena, tampoc crec que siga un gran problema.

P. Tornant al tema de +VilaWeb, es podria afirmar que està funcionant? I que, tal com està, té perspectives de futur?

R. Sí, de moment està dins dels límits que nosaltres esperàvem. Som conscients que és una idea pionera, sorprenent. És una forma molt diferent de dir a la gent que pague, és normal que en un primer moment cause un poc de desconcert perquè la gent no ho acabe d’entendre. Però estem creixent en la mesura que volem créixer i, a més a més, estem incrementant, és a dir, cada més augmentem el nombre de gent que s’havia apuntat el mes anterior. Està creixent de manera exponencial, i això és bo.

P. Les aportacions econòmiques a +VilaWeb són voluntàries però, qui ho fa es veu recompensat d’alguna manera? Rep algun benefici particular?

R. No és el tema principal, però sí, hi ha tota una sèrie de beneficis. Però nosaltres el que volem sobretot és que la gent tinga clar que pagar per +VilaWeb és un compromís personal, ja que nosaltres pensem que la informació que oferim l’ha de tindre com més gent millor, perquè el periodisme és un servei social i limitar-lo no ho considerem correcte. Per tant, no podem donar informació diferent a qui paga o a qui no paga, va en contra de la nostra manera d’entendre el periodisme. El que sí que fem és que la gent que forma part de +VilaWeb rep cada dia un correu on li expliquem què estem fent i quins són els temes que per a nosaltres són importants i per tant estem seguint; una vegada al mes rep una revista que recapitula el millor del mes, i hi ha tota una sèrie de funcionalitats que són diferents i especials per a ells. Però la informació, que és la mare dels ous, és igual per a tots.

P. Des de la seua experiència, vostè que va començar en el periodisme quan encara Internet no havia creat el terratrèmol en què ara vivim, com veu el futur del periodisme?

R. Jo hi vaig començar al periodisme i no hi havia ordinadors a les redaccions, teníem una cosa que es deia màquina d’escriure. Jo pense que el futur del periodisme està sobretot en els mòbils i en les xarxes socials. Però és un futur que jo no acabe de saber com serà… molt diferent del que nosaltres tenim, probablement un futur on el valor clau que l’hem donat nosaltres a la redacció, no serà tan clau, sinó que tindrà un paper més secundari, on el periodista individual serà més fort i, segurament, tindrà més importància que el mitjà. La mobilitat, d’açò sí estic completament segur, mòbils, pissarres, o el que inventen, serà la peça clau de tot.

P. Al cal i a la fi està parlant d’un futur estretament vincular a Internet. S’atreviria a apostar pel paper?

R. No. El paper té futur, però no diari. Un exemple el trobem a França on ara hi ha una fórmula nova molt interessant de revistes que publiquen només dos números a l’any, un producte molt ben maquetat, molt bonic i que tens ganes de tindre, quasi quasi, com a objecte. Aquests tipus de productes tenen molt de futur, però el paper com a plataforma de notícies diàries, no.

Anuncios

“Se opina demasiado y se hacen pocos reportajes”

PR09_LAMAREA_300413_Beatriz García Ramírez

Los estudiantes de periodismo de la Universidad Miguel Hernández de Elche hemos tenido la gran oportunidad de escuchar y conocer a Toni Martínez, periodista y afectado por el ERE del diario Público. Tras quedarse en el paro decidió emprender junto con compañeros y formar una cooperativa de socios y trabajadores. La cooperativa se llama Más Público y de ella surgió el periódico La Marea. A raíz de este ERE del diario Público, ocho han sido los medios de comunicación que se han creado y que han visto la luz.

1365585148639

Este nuevo diario apuesta por el papel y por unas ideologías muy claras. En esta crisis económica que afecta a toda España junto con la crisis del papel debido a la implantación de los medios digitales, es raro y destacable que todavía haya personas que apuesten por el papel. Según ha comentado Toni Martínez, “la cooperativa piensa que el futuro está en el papel”.

portada_la_marea_02_2013

Un total de 10 trabajadores en plantilla apuestan por el periodismo de investigación y por el análisis. El objetivo de este diario es hacer periodismo libre sin intereses particulares. Este hecho les ha traído diferentes problemas a la hora de confeccionar o financiar el producto pero apoyan esta decisión. El ponente ha asegurado que “la publicidad nunca debe condicionar los contenidos ni la línea editorial”. Por ello llama la atención que este tipo de medio con estas condiciones se abra hueco en un país tan condicionado por los intereses políticos y económicos.

Las principales ideologías de La Marea son la libertad, la igualdad, la República, la vivienda libre o el medio ambiente, entre otras. La publicidad en este medio solo abarca un 15% de los ingresos por lo que sus beneficios se obtienen a través de ventas y suscripciones. Esta nueva forma se compromete a diferenciarse de publicidad interesada o que vaya en contra de sus intereses y de su código deontológico. Una de las anécdotas que más relevancia ha tenido en este ponencia ha sido la publiciación de una imagen de publicidad donde aparecía una mujer desnuda. En este caso se pensó que prodía infravalorar a la mujer ya que se creía que poner a una mujer sin ropa sería llamar la atención de la publicidad y con ello, del morbo. La cooperativa de La Marea decide y vota todos los problemas y acontecimientos en una asamblea. En ella se decidió no publicar esta publicidad, perdiendo así mucho dinero para financiarse. Sin embargo, Toni Martínez ha asegurado que ante todo están los principios y las ideologías de este medio.  

Como conclusión a esta ponencia, se debe destacar la calidad y el trabajo de esos periodistas que estando en la calle y sin trabajo han conseguido un nuevo diario que apuesta por unos principios que se deben tener muy claros en esta época de crisis. Cuando se juntan las ganas, 1365585211887el buen periodismo, y el trabajo constante se consigue diarios como La Marea. El futuro del papel está sobre la mesa y las nuevas tecnologías están desvancando a la prensa escrita, sin embargo, personas como Toni Martínez confía en este formato y conseguirá todos las metas y objetivos que este diario se ha planteado. Con esta charla, los periodistas que estamos a un paso de salir al difícil mercado que hoy en día atravesamos, podemos tener las ideas más claras de lo que se necesita actualmente en la socieda, un periodismo libre y sin presiones de ningún tipo.


Aún queda esperanza

PR09_LAMAREA_300413_AURORAESCOBAR

Que el periodismo no está en su mayor auge, está claro. Pero la idea de que no queda nada nuevo por inventar queda obsoleta con ideas emprendedoras como la de Antonio Martínez, un periodista valenciano que, junto a otros compañeros del extinto diario Público, decidió tomar las riendas de su profesión y crear un medio de comunicación independiente que trabajase al servicio del ciudadano.

Cuando el diario Público cerró su edición impresa el pasado año 2012, tanto Toni Martínez como el resto de los compañeros que fueron cesadoImagens creyeron que “se venía el mundo abajo”. Pero poco después acabar con sus funciones en aquel medio, unos 40 de los antiguos colaboradores, entre los que se incluía Martínez, decidieron unir fuerzas para formar un grupo al que denominaron MásPúblico y que estaría dirigido por ellos mismos. De esta forma sería mucho más fácil escribir libremente, sin presión de las altas esferas.

Así llegaron a la conclusión de que la mejor manera de formar un medio independiente sería definir a MásPúblico como una sociedad cooperativa, algo que no estaba aún muy visto en el mundo del periodismo en España. De la creación de esta cooperativa nació La Marea, un diario mensual impreso, que cuenta actualmente con una tirada de 25.000 ejemplares que se reparten, en su gran mayoría, en los quioscos de Madrid, Valencia y Barcelona. Además, el diario cuenta con una serie de nodos locales por los que envían números a algunas localidades distintas de las anteriores. También disponen de una página web que usan casi exclusivamente para publicitar su edición impresa, que es realmente la que les aporta los ingresos.

El nombre de La Marea viene, según Toni Martínez, porque tras barajar más de 20, éste es el que implicaba cambio y movimiento, además también se tomó como “un guiño a los movimientos sociales”. Tal como lo define el periodista, desde el principio pretendieron hacer un “periodismo sin intereses particulares”.

La cooperativa lanzó dos ediciones durante la primavera-verano de 2012: una dedicada al aniversario del 15-M y otra para explicar las consecuencias del rescate bancario a España; pero fue a partir de enero de 2013 cuando empezaron a aparecer mensualmente las ediciones impresas de La Marea.

MásPúblico no dispone de un grupo editorial fuerte que la financie. Debido a esto, sus ingresos proceden casi en su totalidad de la inversión de los socios y de las ventas del diario. De hecho, sus ganancias por publicidad no llegan al 15 por ciento del total. Respecto a este tema, Martínez comentaba que MásPúblico, al ser independiente, no acepta entre sus páginas ningún tipo de publicidad que vulnere sus principios editoriales, que son “libertad, igualdad, laicidad, defensa de lo público, economía justa, memoria histórica, movimientos sociales, trabajo digno, medio ambiente, república, vivienda digna y cultura libre”. Esto provoca que no haya muchos anunciantes, según palabras del periodista, que puedan publicitarse en La Marea.

Como cooperativa, MásPúblico no tiene a sus espaldas ningún gran grupo que les adoctrine sobre lo que tienen que escribir, es más, al ser una sociedad cooperativa, todo se debate en un 50% entre los socios, que únicamente aportan capital, y los socios-trabajadores. No habría cabida para que un socio mayoritario controlase la línea editorial de ninguna manera.

Martínez ha expuesto también su reflexión sobre la libertad de expresión en el periodismo actual, sentenciando que hoy “se opina demasiado y se hacen pocos reportajes”. Critica que, a pesar de lo que pueda parecer, no existe esa libertad de prensa que se propaga comúnmente. Como ejemplo cita a los editoriales de muchos medios, que son bastante escuetos y no profundizan en las cuestiones de los temas importantes, normalmente por la presión de la oligarquía.

En su momento Toni Martínez se lamentó del cierre del diario Público, pero hoy el periodista no puede más que dar las gracias a Jaume Roures, ‘dueño’ del diario, “porque gracias a ese cierre nacieron, además de La Marea otros grandes medios de comunicación independientes”.Imagen


La mentira también tiene un precio

PR08_GLASS_130213_AURORA_ESCOBAR

El periodismo es la viva imagen de la rivalidad entre compañeros. No solo entre medios del mismo soporte sino entre todos los medios, por lo que cualquiera que quiera augurarse un poco de prestigio en el panorama mediático luchará por conseguir la mejor noticia, y si la consigue, retratarla de la mejor manera posible para incitar al público a su consumo. En el caso de Stephen Glass no sería distinto, ni por parte de The New Republic ni por parte de Forbes.Imagen

Si Stephen Glass estaba consiguiendo para la revista The New Republic unos artículos que le aseguraban una buena audiencia, Forbes, el medio digital nativo en Estados Unidos, no podía pretender menos.  Adam Penenberg, redactor de Forbes, empezó a sospechar que el artículo de Glass sobre un joven hacker que era contratado por una gran compañía de seguridad informática resultaba un tanto exagerado. Las apreciaciones de Glass sobre ese artículo evidenciaban que él mismo había estado presente en las reuniones entre los ejecutivos de la compañía y el chico. A priori podría parecer fácil desenmascarar las mentiras de un periodista, pero cuando lo ha hecho repetidas veces como en el caso de Stephen Glass, se volvía difícil no creer que fuese otro de los artículos estrella que le estaban aportando tanta fama al periodista.

Según el artículo que publicó Penenberg en Forbes el día 5 de noviembre de 1998 –en el que se descubrió la mentira del hacker– sus sospechas empezaron a llegar cuando, por las curiosidades del texto, intentó acceder a la página web de la “gran compañía” que había contratado al joven hacker, Jukt Micronics, y su contenido era bastante mediocre para ser de una empresa de informática. Incluso Penenberg iba comprobando que la mayoría de datos del artículo no se asemejaban a la realidad.

En el artículo para Forbes, el periodista relató cómo intentó acceder a la empresa Just Mikronics por diferentes sendas y ninguna le llevaba a ella: ni estaba inscrita en ningún registro, ni se encontraba en los buscadores web, ni había pagado ningún impuesto como empresa. Ni siquiera las más altas esferas estadounidenses, que se supone tienen constancia de todos los movimientos empresariales del país habían oído hablar de la compañía ni de sus funciones. Estos datos, sumados a otros más directamente relacionados con las fuentes y el artículo, como teléfonos, sedes, etc., llevaron a corroborar al investigador de Forbes que el artículo era falso en su totalidad.

El buen criterio periodístico de Penenberg, en este caso, consiguió desenmascarar a un periodista que, a pesar de haber mentido en numerosas ocasiones, nunca había sido descubierto y que además se ganaba diariamente el prestigio de sus compañeros y de la sociedad por su buena labor profesional. De hecho, es curioso que de todos los artículos escritos por Glass, que fueron numerosos, nadie se diese cuenta de las mentiras hasta el famoso “Hack Heaven”. La competitividad y el afán de superación que tenía en ese momento Forbes llevaron a que sus redactores se emplearan aún más en “desacreditar” a otros medios, sobre todo por demostrar que el periodismo digital no envidiaba en nada al periodismo tradicional en cuanto a veracidad y rigor.

En cuanto a conclusiones de este caso se podría llegar a varias:

–          El periodismo es una profesión que llega al destinatario final, al público, que es el conjunto de la sociedad, por lo que la mentira en cualquier tema acaba descubriéndose tarde o temprano por unos u otros medios y actualmente de manera mucho más sencilla porque existe más feedback entre el medio y el público
–          La labor principal del periodista es informar al público de lo que sucede a su alrededor, y si el hecho que se cuenta es falso, no tiene ningún sentido su difusión
–          El prestigio que quiera conseguir el periodista en la realización de su trabajo, en este caso Glass, no debería estar en absoluto reñido con la profesionalidad. El único buen periodista es el que no miente, puesto que la mentira enturbia la profesión periodística que tiene como fin informar al pueblo de hechos veraces
–          Inventar noticias para conseguir credibilidad no deja de ser una paradoja, puesto que es totalmente imposible que al periodista que miente se le acabe tomando en serio en cualquier otro medio de comunicación, y mucho menos en la sociedad
–          El trabajo que realizó Glass para “ocultar” que la información era falsa, probablemente le llevaría más trabajo que realizar un buen artículo desde el principio. La falta de escrúpulos del periodista, en este caso, evidencia un menosprecio a la labor del informador que cada día trabaja duro para ser la voz de la gente y que realmente cuenta las cosas con objetividad y basándose en la realidad de los acontecimientos

Los medios de comunicación han cambiado mucho desde que ocurrió este caso en 1998 hasta la actualidad. Quizá el desconocimiento de los medios digitales era lo que en su día llevaba a pensar en la falta de rigor o verificación, pero realmente se ha demostrado que el soporte en el que esté escrita la noticia no tiene por qué alterarla si el profesional la analiza correctamente. A pesar de que hay medios digitales que realizan un buen trabajo, como podrían ser en España eldiario.es o el Huffington Post, aún quedan medios reticentes a dar a las nuevas tecnologías un voto de confianza. Un ejemplo es que el diario El País esperase a su edición impresa para difundir ‘Los papeles de Bárcenas’ en el escándalo del Gobierno de España, cuando podría haberlo hecho perfectamente en su edición online en el mismo momento en que los descubrió. Normalmente se ha pensado que los medios tradicionales están más comprometidos con la buena información tal vez por el hecho de que son con los que más dinero se gana, o se ganaba hasta hace poco. Pero el paso del tiempo y el avance cada día más rápido de las nuevas tecnologías aplicadas al periodismo cambiará la opinión de los indecisos y demostrará, tal como escribió Adam Penenberg en su artículo aquel 5 de noviembre del 98, que “no es el medio; es el escritor”.


Jugando con fuego

  PR08_GLASS_130213_BEATRIZ GARCÍA RAMIREZ

   “El periodismo es el arte de captar el comportamiento”. Esta frase revela el tipo de periodismo que desarrollaba Stephen Glass, escritor de la revista The New Republic. Profundizando en el concepto no podemos conformarnos con esa definición de periodismo. Éste no sólo trata de captar ese comportamiento de todo aquello que ocurre en nuestro alrededor, sino que también se basa en la búsqueda y documentación de la verdad, aquella que nuestros ojos no pueden captar. El precio de la verdad es una película basada en hechos reales donde se muestra de forma escenificada y con una gran plantilla de actores, el caso de Stephen Glass en los EEUU.

 glassklcxjv

     En esta película se refleja el día a día de un periodista que trabaja en una redacción de una revista pero que sin embargo, no desenvuelve la profesión con los principios básicos que ésta posee. El tema más destacado y más significativo es la ocultación de mentiras y la publicación de datos e historias totalmente falsas para conseguir un mayor puesto de trabajo o incluso mayor popularidad. Stephen publicaba los artículos más graciosos e impactantes de la revista, ganándose a sus compañeros y dando imagen de un buen trabajo a su director y jefe. Sin embargo, el periodismo no funciona así. La esencia de la profesión es la verdad. El lector debe confiar en tus palabras, en que ellas están absolutamente contrastadas y documentadas para que la noticia sea creíble. Por desgracia, muchos periodistas tienen un gran poder de convicción y de autenticidad, incluso siendo sus historias totalmente falsas. Esto ocasiona que no se ponga en duda su trabajo y tanto el lector como los propietarios de su medio de comunicación confíen en cada línea y en cada palabra de sus textos.

compañeros

     Este acontecimiento público en los años 90 supuso un importante adelanto en los medios digitales, ya que éstos no se consideraban esenciales ni primordiales en el mundo de la comunicación. La edición digital de la revista Forbes, y más concretamente un periodista de aquella redacción conocido como Adam Pennenbeg, descubrió el falso artículo e investigó junto con Chuck Lane hasta lograr el despido de Stephen. Aun dando por verdadera una historia, se debe contrastar y verificar cada dato, así sean fechas, nombres de fuentes, lugares, números de teléfono, etc. Estamos acostumbrados a escuchar que el periodismo que se presenta en la red es de mala calidad, no debe ser fiable, o no está confrontado. Sin embargo, este hecho provocó un gran avance en el medio digital, ya que una revista web de tan pocas dimensiones y de tan poca experiencia, logró sacar a la luz una serie de mentiras y desbancar a todo un ejemplo de periodista. Adam Pennenberg, de ser un periodista oculto, pasó a ser todo un héroe en el ámbito periodístico y su trabajo fue muy reconocido y valorado. Su trabajo constante dio sus frutos pero no dejó de luchar en ningún segundo ya que confiaba en él y en su capacidad y práctica con el ordenador. Su compañera de trabajo lo resumió con estas palabras: “Una revista online persiguiendo a un gigante”.

adam

Cualquier periodista, o concretamente haciendo alusión a la película, especializado en el sector de la política es influenciado por las ideas y pensamientos de los gobiernos. En este caso, “The New Republic” era leída por personajes de alto poder político relacionados con la Casa Blanca por lo que las noticias eran medidas estrictamente para establecer una fidelidad a personas con tanta reputación.

jefe

      “Siempre dices que no debemos suponer”. Esta simple cita protagonizada por Stephen a su director Chuck Lane, plasma claramente el pensamiento que debe adquirir un periodista a la hora de realizar su trabajo. No basta con suposiciones, no sobra con suponer algo acerca de un tema, sino que esa duda debe quedar diluida gracias a la búsqueda de datos y a un buen periodismo de investigación.

     Este caso tiene una clara semejanza al famoso artículo de Janet Cooke, “El mundo de Jimmy”. Esta historia narraba la vida de un niño cocainómano de tan sólo 8 años el cual no podía vivir sin consumir cualquier tipo de droga. Janet fue descubierta y reconoció haber inventado todos y cada uno de los datos de aquel artículo. En ambos casos, estas mentiras fueron achacadas por los propios protagonistas,  al gran estrés y a la gran presión ejercida por las respectivas redacciones.  Pretendían conseguir puestos más altos en sus carreras profesionales pero de la manera más equivocada. En el caso de Janet Cooke, tuvo que presentar su dimisión tras este escándalo y devolver el premio Pulizter, con el cual había sido galardonada. Por la parte de Stephen Glass, el descubrimiento de los falsos artículos provocó que fuera despedido de “The New Republic”, comenzando así la carrera de derecho y siendo actualmente asistente legal. 

 final


Poca influencia local en los medios nacionales

PR06_PERIODISMOLOCAL_130213_GRUPO11

Tras realizar un seguimiento durante cinco días de dos diarios provinciales como son el Información y La Verdad y de otras dos publicaciones de carácter nacional como son El País y El Mundo se puede afirmar que los medios que se centran en información local realizan una mejor cobertura sobre los acontecimientos que se dan en los municipios.

La presencia de noticias de carácter local en diarios nacionales es bastantes escasa. Especialmente, esto se puede comprobar en las portadas. Por ejemplo, en la portada del jueves 7 de febrero de 2013 de El País no aparece ninguna referencia a hechos locales a pesar de que ese mismo día el Información destaca en su primera los problemas que tienen los vecinos  de Alicante con la construcción de un edificio. Así mismo, el sábado 9 de febrero la portada de La Verdad mostraba en su foto principal un desahucio en la localidad alicantina mientras que en los diarios nacionales no se hacía referencia a este hecho.

EL PAIS SABADO                   laverdad_alicante.750 (1)

En el artículo de Daniel Askt se expone la opinión del profesor Philip Meyer, quien asegura que  “los grandes mercados de periódicos tienen una cobertura mucho más local que los mercados pequeños”. Según este seguimiento dicha afirmación no se podría aplicar a los diarios analizados, dado que es evidente que los periódicos nacionales no cubren con tanta intensidprovinciaad los acontecimientos locales. Es cierto que los diarios nacionales tienen tiradas específicas para cada comunidad autónoma pero el análisis que puedan realizar a nivel local no se puede comparar con el que lleve a cabo un medio ubicado en el municipio en cuestión. Por ejemplo, el diario Información adapta sus contenidos según la localidad donde se difunda. Esto es, las diez primeras páginas de la versión dirigida a Alicante se centran en noticias exclusivas de la capital. Sin embargo, el mismo diario repartido en la comarca del Vinalopó tiene distintos contenidos e incluso la portada puede variar con el fin de enfocar su información en una región concreta. 

Por otro lado, los ciudadanos ya se han adaptado a la oferta que proporcionan los medios. Por ello, si el lector desea conocer la actualidad nacional acudirá a diarios como El País o El Mundo mientras que si quiere conocer la actualidad de su alrededor acudirá a diarios provinciales o incluso locales.

 


La revolución de los soportes

PR07_NEWPAPER_130213_AURORA_ESCOBAR

Ficha técnica

Título: “Newpaper. Cómo la evolución digital transforma la prensa”

Autor: Albert Montagut

Número de páginas: 432

Editorial: Deusto

Prólogo: Vicente Verdú

Palabras clave: periodismo, digital, multimedia, online, tecnología

El periodista Albert Montagut (Barcelona, 1957) revela en su último libro, Newpaper, cómo la información ha pasado progresivamente de las manos impresas a las digitales.Imagen

Desvela en este libro el miedo que sentían los profesionales de la información en lo que se refería al paso del print al online. No sólo estaban atemorizados por la “pretensión de gratuidad” que parecía asomarse en cada paso del proceso, sino también la rapidez con la que iban llegando esos cambios a los periodistas que se sentaban en la redacción de un periódico impreso. Montagut lo describe en sus páginas: “Cuando entró internet en la redacción, (…) no supimos hacerla nuestra, no estábamos preparados”.

Según aclara Albert Montagut, un periodista ‘del papel’ estaba acostumbrado a trabajar sin la presión de la instantaneidad propia del periodismo digital, y por supuesto, ajeno a todo lo que tuviese que ver con la tecnología. No se daba cuenta de que la distinción que se estaba creando en ese momento entre periodista print y online debería desaparecer antes de lo esperado.

A la hora de incorporarse al mundo del periodismo online, Albert Montagut ha contado con la experiencia de cantidad de profesionales bien preparados. Desde Mario Tascón, que diseñó la web de El Mundo, hasta Alfonso Rojo, Ignacio Escolar o Gumersindo Lafuente: Montagut cuenta con las opiniones, anécdotas y comentarios de compañeros de profesión sobre temas que han marcado de una u otra forma la evolución del periodismo e incluso algunos se precipitan a vaticinar hechos, como es el caso de Vicent Partal que afirma que seguirá habiendo diarios en papel en un futuro, pero no diarios sino de forma trimestral o semanal.

Una reflexión importante es la que hace el periodista sobre los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, aprovechando el marco de la situación para criticar el apego de los periodistas al “juego” de los gobiernos y la “falta de curiosidad y escepticismo” con el que muchos profesionales trataron temas espinosos relacionados con el poder. En España, también muestra la labor de los medios de comunicación en cuanto a las informaciones precipitadas y sin contrastar que dio el Gobierno acerca de los atentados que se produjeron en Madrid el 11 de marzo de 2004.

De la misma forma, el autor de Fe de errores confirma la dificultad de aunar el beneficio económico con el nuevo formato online, que permite que el lector llegue a todos los contenidos elaborados por profesionales sin responder monetariamente por lo que se teme que el medio deba asociarse a algún poder, perdiendo así toda su independencia.

Además, otra teoría plasmada en el escrito es la añoranza. Según el periodista Fernando Jáuregui, el hecho de que siempre se haya identificado a los diarios de prestigio con el papel provoca que los medios online parezcan menos serios, más frívolos sobre todo cuando se los asocia con los diarios confidenciales o “de chismes”. Aunque como bien sentencia Albert Montagut, “la honestidad profesional debería ser un elemento que no distinguiera entre entorno print y online”. Y hablando de distinciones, Montagut ha intentado dejar claro por todos los medios que “la prensa impresa e internet son dos medios complementarios, que se necesitan mutuamente para completar la imagen de la sociedad actual”, ya que el perioImagendista debe tener las mismas aptitudes independientemente del medio en el que trabaje; y las distintas redacciones de digital e impreso de un mismo medio deben fundirse en una sola.

El que fuese director de ADN habla también de cómo ha afectado la crisis al ya maltrecho periodismo impreso en lo que se refiere a caída publicitaria, que hace que los periodistas tengan que luchar día a día por sobrevivir en este entorno. Los diarios online, aunque no producían muchos ingresos, eran más baratos en cuanto a producción, por lo que los anunciantes se han ido trasladando de un soporte a otro para tener más visibilidad en la sociedad actual. Ya desde el 2010, Albert Montagut lamenta el camino a la destrucción al que han llegado los diarios impresos, más aún con el lanzamiento de nuevas tecnologías, como el iPad, que adelanta bastante el declive del papel. Termina su escrito con el consejo de mejorar el diseño de los diarios y de las tecnologías que los sustentan y anima a los profesionales a mejorar, a formarse, porque al fin y al cabo la información, sea como sea, siempre va a resultar necesaria.

Titulares

– La información siempre va a ser valiosa y necesaria

– La distinción entre periodista print y online debe desaparecer

– En el periodismo de hoy falta curiosidad y escepticismo

– Un buen medio debe ser creíble y rentable

– El periodista debe formarse y mejorar para revalorizar su trabajo


Producción Periodística

Blog Docente UMH / Grupo 02 / 2012-2013

Producción Periodística

Blog Docente UMH / Grupo 6 / 2012-2013

Producción UMH Grupo 4

Blog docente de la asignatura Producción Periodística

PRODUCCIÓN PERIODISTICA UMH

Blog Docente UMH/ Grupo 08/ 2012-2013

Grupo 12

practicas de asignatura

PRODUCCIÓN PERIODÍSTICA

BLOG DOCENTE UMH/GRUPO 14/ 2012 - 2013

PRODUCCIÓN PERIODÍSTICA

Blog docente UMH / Grupo 15 / 2012-2013

GRUPO 17

Blog de prácticas de Producción (UMH)

GRUPO 20

Este blog está administrado por cuatro estudiantes de periodismo de la Universidad Miguel Hernández que actualmente cursan la asignatura de 'Producción Periodística'.

Producción Periodística Grupo 21

Blog docente UMH / Grupo 21 / 2012-2013

GRUPO 22

Producción UMH 12/13

Grupo 25

El grupo 25 de producción UMH

111213produccionumh

Smile! You’re at the best WordPress.com site ever